GLP: una energía alternativa y versátil que se consolida en toda Latinoamérica

En el marco del 35° Congreso de la Asociación Iberoamericana de Gas Licuado de Petróleo (AIGLP) desde CEGLA hacemos un balance de la actualidad local y regional del sector fraccionador de GLP. En la ciudad de Río de Janeiro se juntaron expertos y empresas del gas licuado de petróleo para debatir novedades y perspectivas del mercado. Argentina estuvo presente.
por Pedro Cascales 

Pedro Cascales presidente de CEGLA
Pedro Cascales, presidente de CEGLA

En nuestro país 18 millones de personas utilizan de alguna manera el gas licuado de petróleo (GLP). Ya sea a través de las populares garrafas 10 kilos o de los cilindros de 45 kilos. También con los tanques a granel que se ven en los campos. Se trata de una energía polivalente con, literalmente, miles de aplicaciones. Es portátil, puede transportarse, almacenarse y utilizarse prácticamente en cualquier lugar de nuestro extenso territorio.

Sin embargo, las empresas fraccionadoras de GLP que estamos nucleadas en la Cámara de Empresas Argentina de Gas Licuado (CEGLA) operamos a pérdida en el gas envasado. En este momento la estructura de costos no nos permite obtener beneficios. El precio de referencia para el fraccionado y para las otras etapas debe actualizarse cada seis meses, de acuerdo a lo que establece la Ley 26.020.

Nuestro sector recibe hoy $236 más impuestos en planta del fraccionador en la zona central del país por cada garrafa de 10 kilos. Sin embargo, el precio que debería cobrar para cubrir los costos operativos y tener un margen razonable de rentabilidad que garantice las inversiones tal como lo marca la ley es de $635 por cada garrafa de gas. 

Incluso en la mayoría de los países de la región los márgenes brutos entre los costos del producto y el precio de venta están en promedio arriba de los US$6 mientras que en nuestro país llegan a poco más de un tercio de ese valor.

Los reclamos de CEGLA por falta de rentabilidad de las compañías asociadas son reiterados y la situación es extremadamente delicada. De seguir con este difícil presente se afectará a los actores de la industria, pero, además, y principalmente, se perjudicará a los usuarios consumidores. En especial a aquellos más vulnerables que, por carencia de recursos o por cuestiones de falta de infraestructura, se ven impedidos de acceder a redes de gas natural o a otros recursos alternativos.

El atraso es notorio incluso contra otros energéticos. Una familia tipo gasta con una garrafa de 10 kilos $336 al mes en promedio, descontado el subsidio que recibe por el plan Hogar, y $1012 en caso de no recibirlo. Si para el mismo período consumiera el equivalente energético en electricidad en la ciudad de Córdoba gastaría $2928, en el interior de la provincia de Buenos Aires $1851 y en el AMBA $1405. Incluso consumiendo leña gastaría $2030 al mes.

La actividad del gas envasado

El 2021 fue complejo, con atrasos del precio de referencia del gas envasado destinado al programa Hogar. En abril del año pasado hubo una leve actualización del precio; luego no volvió a variar.

A mediados de 2021 la Autoridad de Aplicación de la Ley 26.020 implementó una asistencia económica transitoria (AET) para intentar compensar los incrementos de costos. Esa decisión fue muy valorada, pero igualmente sigue dando como resultado un margen de operación negativo para todo el fraccionado. Esto se debió al importante atraso de los precios y al aumento de los costos que viene experimentando el sector desde hace tiempo. 

A pesar de todo ello somos conscientes de la importancia que tiene el gas envasado a nivel social. Pero también tenemos la responsabilidad de mantener un alto estándar de seguridad e inversiones. Esta es una industria que es de capital intensivo. Otro gran desafío es la suba violenta que experimentó el precio internacional del gas licuado de petróleo producto del exponencial incremento de la demanda desde China.

Por esta razón, el precio doméstico del propano experimentó un desfasaje frente a los demás energéticos de la Argentina, lo cual afecta gravemente el desarrollo del sector de cilindros y de gas a granel en sus diversas variantes. En un contexto difícil y de pandemia que aún no finalizó el sector de fraccionado logró brindar un servicio de calidad abasteciendo el 100% de la demanda. 

El Gas Licuado Envasado en la región

 

Desde hace unos meses CEGLA está participando de manera activa en los eventos internacionales que se están desarrollando en la región. Fuimos invitados como expositores del 3er. Congreso Internacional del GLP, Clean Energy, organizado por los colegas de la Asociación Colombiana del GLP – GASNOVA. Y hace unos días estuvimos en la ciudad de Río de Janeiro para el 35° Congreso de la Asociación Iberoamericana de GLP (AIGLP).

Pedro Cascales y Diego Ciufici Nogueira Alves, director ejecutivo de la AIGLP

La realidad latinoamericana es tan compleja como la nuestra. Con particularidades, todos los países de la región atravesamos dificultades e inmensos desafíos. Algunos parecidos y otros diferentes. Pero en la unión encontramos fortalezas y potenciamos la búsqueda de soluciones para un mercado consumidor de GLP que es expansivo.

Así, Colombia se encuentra en un momento de crecimiento de uso del gas licuado de petróleo con la inclusión en la canasta energética del AutoGLP y del NautiGLP –combustibles vehicular y náutico–. Por su parte, Brasil tiene problemas para afrontar el incremento del precio internacional del GLP, debido a que gran parte de su población no puede acceder a la cantidad necesaria. 

En el caso de Chile entre el 65 y el 80% del gas es importado. Eso castiga la rentabilidad de sus empresas. Y en México se están perdiendo rutas de distribución del gas licuado de petróleo. Sucede que a determinadas poblaciones no llega la distribución imprescindible y ahí tendrán que recurrir a la leña, un energético muy contaminante.

Pedro Cascales junto a Alejandro Martínez Villegas, presidente de GASNOVA, Octavio Pérez Salazar, titular de Méxicogas y Adrián Calcáneo, director ejecutivo de S&P Global

El mercado local del GLP envasado 

 

Este año tenemos el desafío de actualizar los precios de referencia para lograr lo que establece la Ley 26.020. De esta manera podremos sanear una situación que, de no resolverse, pone en riesgo la actividad de un sector energético clave para el 40% de la población argentina.

También se abre un panorama de creciente producción local de butano y propano a partir de que Vaca Muerta alcance una mayor producción de gas natural, de petróleo y de sus derivados. Este crecimiento de oferta de producto generaría posibilidades de nuevos usos del GLP que la Secretaría de Energía de la Nación viene habilitando. Algunos de ellos son el quemado de malezas y los usos náutico y vehicular.

A su vez, consolidar aplicaciones de GLP en generación eléctrica, respaldo para industrias con cortes de gas natural a través del propano aire, propano indiluido por redes para pueblos y ciudades y múltiples usos de GLP a granel para las industrias, la agricultura, los comercios y los hogares.

La cámara


CEGLA es la cámara que agrupa a las empresas fraccionadoras de GLP. Se fundó en la década del ’60 y el 2020 tuvo un relanzamiento, logrando durante el 2021 la consolidación de sus 17 empresas asociadas. Más del 70% del mercado está representado en la cámara, la cual tiene una composición federal y equilibrada en el tamaño de las compañías que la integran.

Entre todos logramos un intenso trabajo conjunto, con reuniones semanales de comisión directiva, capacitaciones mensuales en temas técnicos y representación institucional de los asociados frente a los entes de Gobierno y a los representantes sindicales. Asimismo, se hizo un intenso trabajo de posicionamiento de CEGLA y la problemática del sector en los medios de comunicación y en las redes sociales.

También, cabe destacar que el sector fraccionador de gas licuado de petróleo realiza todas sus inversiones en pos de garantizar la excelencia y la seguridad plena del servicio que se brinda. Justamente esas son las principales ventajas del GLP butano y propano envasados. Además, da empleo directa e indirectamente a más de 9.000 personas.

El balance es positivo a pesar de los grandes desafíos que aún restan resolver, destacando y agradeciendo el trabajo y compromiso de todos los socios para mejorar la industria del GLP argentino en su conjunto.

(*) Presidente de la Cámara de Empresas Argentinas de Gas Licuado (CEGLA   

Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp